El “low cost” no mata, puede ser vida

a-bout-de-souffle_godard_coutard

Estimado Luis Martínez, escribo estas líneas para decirte con todo respeto que el “low cost” no mata, más bien lo contrario. El “low cost” es un bebé que acaba de nacer y que con el tiempo podría hacerse grande y llamarse “nuevo cine independiente”, o como quiera que se le denomine el día que sea adulto.

El “low cost” en la aviación permite a muchas familias no perder el contacto y a muchos empresarios comenzar nuevas aventuras. El “low cost” hace posible que mucha gente llame por teléfono sin tener que comer arroz todos los días. El “low cost” proporciona un techo a muchos viajeros que, por cualquier razón, se encuentran fuera de su ciudad. El “low cost” sirve para que muchas parejas de enamorados con pocos recursos puedan visitar Paris y muchos jóvenes se hagan adultos cruzando fronteras. Si el “low cost” aporta todo esto, ¿por qué no pensar que también puede ser algo valioso para el cine?

Hablas del cine “low cost” como si fuera una maldición o una enfermedad que es necesario curar. Pero en realidad es una trampilla que quedó abierta por la que pueden entrar en el bunker de la industria cinematográfica nuevas ideas, nuevos creadores y nuevos modelos económicos. El cine “low cost”, dada la situación actual, es una oportunidad que en España deberíamos aprovechar antes de que lo hagan otros. Sólo necesitamos hacerlo rentable porque “low cost” no significa miseria, si no ajustar los costes para adaptarnos a la demanda.

Si así lo hacemos, el “low cost” podría ser el origen de un nuevo cine español que nazca libre de la cruz negra que carga a sus espaldas en la actualidad. Podría ser una nueva corriente de cineastas que se hagan un hueco en el panorama internacional. Podría ser una nueva oportunidad para llegar a nuevos mercados y ganar nuevos premios. Podría ser una escuela de cine para todos aquellos que llevan este arte en la sangre tal y como lo fue para grandes cineastas cuyos humildes orígenes parecen hoy olvidados.

Pero sobre todo el “low cost cinematográfico” necesita de vuestro apoyo porque no tener dinero, no tener padrinos y no tener subvenciones no quiere decir que no sea bueno, creativo, original, interesante o enriquecedor. Que sea barato no significa que no sea cultura.

Atentamente,

Pedro Rodrigo

Articulo de opinión sobre el “low cost” de Luis Martínez

Anuncios

8 comments

  1. Hola, aquí un realizador “Low Cost”:
    tengo que reconocer que he leído este artículo con incredulidad, pensando que cuando llegara al final, el autor haría un twist, dándole la vuelta irónica a los argumentos expuestos anteriormente. Pero no.
    Así resumiendo, y desde mi experiencia low cost y las conversaciones que tengo con otrxs realizadorxs y productorxs low cost, lo que más deseamos en esta vida es poder abandonar la vida low cost, y poder disfrutar por fin de los viajes low cost, del enamorarnos por París como no hemos podido hacer desde que nuestros padres de clase media nos lo regalaron hace ya unos cinco años. Por supuesto, con nuestro “sueldo” low cost, lo único que podíamos hacer era llegar a fin de mes habiendo pagado las facturas (que ya es mucho). Ahora ya ni eso.
    No nos conocemos, y estoy seguro que podríamos llegar a un acuerdo sobre el fondo de la cuestión, pero al leer esta entrada no puedo evitar sentir cierta indignación: no acepto que la precariedad en la que vivimos y desarroyamos nuestros proyectos (por desgracia!) puedan ser constituyentes de un nuevo modelo o una nueva tendencia, y menos ser comparables con otros modelos de negocio. Me siento insultado. Esto no tiene absolutamente nada que ver la aviación (un sector por cierto subvencionadísimo). Si no preguntale a Josep Piqué qué significa low cost para él. Seguro que no significa tener que pedir dinero a sus padres para poder pagar el piso.
    Bajo mi punto de vista, el concepto positivo de “low cost” en nuestro sector unicamente puede referirse a la disminución de los costes de producción y distribución, cosa que en realidad debería repercutir unicamente en la agilidad de los procesos, y permitir a lxs trabajadorxs tener retribuciones más justas, por ejemplo. Nada más. Y nada más lejos de la realidad. Para mi no puede ser un valor cinematográfico en sí, ni ser el motor de nuevas formas ni nuevos contenidos. La precariedad existe desde hace mucho tiempo. Desde hace mucho, gente que ama este oficio ha preferido hacer cosas sin grandes presupuestos, con ayuda de amigos, y la falta de recursos agudizaba su ingenio y blablabla… Pero esto nunca ha sido un modelo de nada, ni mucho menos sostenible. Y lo peor: no lo elegimos, es la necesidad (la TRISTE realidad) lo que nos empuja a ello.

    1. Hola Xavi,

      Por desgracia quieren hacernos creer que cine “low cost” es pagar mal al equipo técnico para hacer un producto que luego se distribuye o vende por los cauces tradicionales. Eso es aprovecharse de una situación económica mala y de la necesidad de la gente para pagar una miseria tal y como tu dices. Sí, para mi “low cost” significa dejar a un lado presupuestos abultados por la distribucción y la producción, pero no quiere decir maltratar al equipo técnico y artístico. Y sí, todavía no hemos encontrado cómo hacer rentable las producciones “low cost”, pero estoy seguro de que alguien resolverá este problema en no mucho tiempo. Yo estoy trabajando en ello.

      Estaré encantado de conocerte y hablar sobre el tema. Te escribo un email.

      1. Como intuía, estamos de acuerdo en el fondo de la cuestión, entonces. Yo estoy de acuerdo con el artículo “El Low Cost mata” en la necesidad de no celebrar la precariedad, como se hace a menudo des de los Medios, la distribución y la exhibición, de crear “nuevas olas” para satisfacer sus necesidades hype y vender sus productos, en base a una realidad ciertamente jodida.
        En lo de hacer saltar por los aires los presupuestos abultados que alimenta(ba)n a abultados empresarios con dinero público y explotación de talento juvenil, en eso coincidimos totalmente.
        Pero insisto: la utilización de ciertos términos a la ligera puede irnos en contra.
        Te respondo el mail 😉
        Saludos, buen debate.

  2. Olvidas un pequeño detalle… en cine, el low-cost es sinónimo de cobrar lo mínimo (en el mejor de los casos) o de trabajar gratis. Así es imposible generar industria. El cine no vive del aire, necesita dinero como cualquier actividad comercial. Porque antes de ser cultura, el cine es una industria.

    1. Hola Ddarko,

      Ciertamente “low cost” se asimila a cobrar poco o nada, pero no debería ser así. Precisamente lo que propongo es abrir el debate sobre cómo cambiar esta situación para que el cine “low cost”, o cualquier producción audiovisual “low cost”, sea rentable. Por lo pronto creo que devuelve al poder a los creadores, pero todavía no sabemos qué hacer con ese poder.

  3. Si en España se le tiene miedo al Low Cost, se debe a varios motivos.. creo firmemente que entre ellos se encuentra el miedo frente a lo nuevo, el cambio, el enfrentamiento a nuevos talentos, la experimentación y la renovación a la hora de hacer películas.. así como el miedo a que se reparta en más porciones el pastel de las subvenciones para jóvenes promesas, o que se cierre el grifo directamente..

    Supongo que es el miedo el que les hace saltar a la yugular del Low Cost con artículos que derrochan negatividad frente a algo tan positivo como “que la tecnología se más accesible a todo el mundo” o “haz tu propia película con tu iphone”. Podría ser miedo a un aumento de la competencia, pero vamos a pensarlo un poco… si ahora son más los que van a entrar a jugar al mundo del cine a través del Low Cost, se supone que AÚN ASÍ tiene ventaja la veterana industria con sus cientos de miles de € frente a ellos, con sus cámaras DSLR de 2000€.
    Otra cosa sería hablar de los verdaderos requisitos del cineasta: el talento, el ingenio y la intuición.
    Pero por lo que veo este debate no se practica mucho dentro del gremio. Sería conveniente la autocrítica masiva si queremos que el cine español sea cine.
    Algunos que se hacen llamar cineastas, productores, ven peligrar su carrera profesional al ser eclipsados por alguien con más talento que ellos… si es que alguna vez hubo algo de talento en ellos. Y digo esto porque el talento es lo que diferencia el trigo de la paja, por eso se estudia en las escuelas de cine a muy pocos directores, frente a los miles que han existido hasta hoy en toda la historia del cine, recordemos que el Low Cost ha existido siempre, aunque no estuviera etiquetado, desde Méliès hasta David Lynch, incluso Almodovar tuvo un inicio Low Cost con “Fóllame Tim” el caso es que ahora se ha convertido en una amenaza.. pero.. ¿¿para quién??.. ¿¿para los que visten de etiqueta y tienen abonada su silla en los Goya todos los años? para los que viven del cuento y de las subvenciones.. y no han hecho una película buena en su vida?? Pocos cineastas españoles en realidad lo son. Y estoy seguro que para ellos no es una amenaza el que otros hagan cine sin presupuesto, si no algo enriquecedor para la cultura, que no tiene precio.
    Es una lástima, y la prueba de nuestro fracaso está en la taquilla, en nuestra ausencia de éxito en el extranjero e incluso en la opinión de los espectadores españoles de nuestro propio cine.
    Para las nuevas generaciones es el poder tener acceso a crear, a contar historias, a enganchar por un buen guión, no por la explosión del planeta tierra mientras el protagonista dispara su ametralladora de munición infinita al monstruo de 100 ojos que dispara rayos laser por el culo.

    Y yo me pregunto, … ¿Qué cojones importará para el espectador si David Sainz tenia 0$ de presupuesto en su primera película “Obra 67”, o que David Lynch gastara 10.000$ en “Eraserhead”, o si James Cameron despilfarró en “Avatar” 300.000.000$… ?

    Lo que importa es la obra final.

    Lo que el espectador podrá disfrutar en una butaca durante 90min y con las luces apagadas. Historias, personajes, emociones y satisfacciones. No hay más. El espectador medio solo necesita eso para no olvidar jamás un título en toda su vida.

    No necesita ver el set de rodaje, ni ver el plan de producción, ni saber si la cámara era una Alexa o un iphone 5…

    ¿Habríamos de considerar algo negativo el cine de Méliès, solo porque hizo el primer usó del low cost en cine con sus corta pega?

    ¿Debemos entonces solo ver cine con guiones épicos, con mega efectos especiales, explosiones, diez mil figurantes y rodado todo con cámaras 8K, gruas gigantes y tecnología de la hostia…?

    ¿Vamos a puntuar las películas según si se han rodado en x horas, con x amigos, por x euros y de x manera?

    ¿O vamos a criticarlas por lo que son?? Películas.

    Es ridículo valorar la satisfacción al terminar de ver una película por la técnica empleada o la producción que haya habido detrás.. de hecho, mejor es una película cuanto más camuflado está ese proceso para el espectador… por lo tanto, ¿cómo podemos estar criticando si Fulanito hace películas así o asá?… cuando lo más importante está en el debate de:

    La pelicula de Fulanito es cine??
    O es un video con planos contiguos unos a otros y sonidos con música por encima, como una pizza muy colorida pero sin sabor??

    Te ha enamorado??

    Te ha revuelto el estomago??

    Te hizo darle a la sesera??

    Quizás sea una postura muy radical, pero para mí, el cine primero es un modo de expresión, luego arte, después un mercado y por último una industria.
    Siempre en ese orden, si invirtiéramos el discurso el cine nunca habría nacido.

    1. Hola Guacamole,

      Esto completamente de acuerdo en todo lo que dices, salvo en una cosa: creo que en el establishment del cine español actual hay gente buena, otra cosa es que lo puedan demostrar o se esfuercen en demostrarlo. Respecto a lo demás, ojalá todos tuviéramos las ideas tan claras porque creo que sería un punto de partida perfecto para cambiar la situación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s