Mes: enero 2014

El “low cost” no mata, puede ser vida

a-bout-de-souffle_godard_coutard

Estimado Luis Martínez, escribo estas líneas para decirte con todo respeto que el “low cost” no mata, más bien lo contrario. El “low cost” es un bebé que acaba de nacer y que con el tiempo podría hacerse grande y llamarse “nuevo cine independiente”, o como quiera que se le denomine el día que sea adulto.

El “low cost” en la aviación permite a muchas familias no perder el contacto y a muchos empresarios comenzar nuevas aventuras. El “low cost” hace posible que mucha gente llame por teléfono sin tener que comer arroz todos los días. El “low cost” proporciona un techo a muchos viajeros que, por cualquier razón, se encuentran fuera de su ciudad. El “low cost” sirve para que muchas parejas de enamorados con pocos recursos puedan visitar Paris y muchos jóvenes se hagan adultos cruzando fronteras. Si el “low cost” aporta todo esto, ¿por qué no pensar que también puede ser algo valioso para el cine?

Hablas del cine “low cost” como si fuera una maldición o una enfermedad que es necesario curar. Pero en realidad es una trampilla que quedó abierta por la que pueden entrar en el bunker de la industria cinematográfica nuevas ideas, nuevos creadores y nuevos modelos económicos. El cine “low cost”, dada la situación actual, es una oportunidad que en España deberíamos aprovechar antes de que lo hagan otros. Sólo necesitamos hacerlo rentable porque “low cost” no significa miseria, si no ajustar los costes para adaptarnos a la demanda.

Si así lo hacemos, el “low cost” podría ser el origen de un nuevo cine español que nazca libre de la cruz negra que carga a sus espaldas en la actualidad. Podría ser una nueva corriente de cineastas que se hagan un hueco en el panorama internacional. Podría ser una nueva oportunidad para llegar a nuevos mercados y ganar nuevos premios. Podría ser una escuela de cine para todos aquellos que llevan este arte en la sangre tal y como lo fue para grandes cineastas cuyos humildes orígenes parecen hoy olvidados.

Pero sobre todo el “low cost cinematográfico” necesita de vuestro apoyo porque no tener dinero, no tener padrinos y no tener subvenciones no quiere decir que no sea bueno, creativo, original, interesante o enriquecedor. Que sea barato no significa que no sea cultura.

Atentamente,

Pedro Rodrigo

Articulo de opinión sobre el “low cost” de Luis Martínez